29 de abr. de 2008

Murat Süyür


Os presento una selección del trabajo de este artista turco nacido en Estambul en 1984. Autodidacta con la cámara y el programa Photoshop, es un apasionado del tratamiento digital de imágenes, teniendo como referentes a Erwin Olaf y Dimitri Daniloff. Ha publicado sus trabajos en la revista británica “Advanced Photoshop Magazine" y trabaja frecuentemente en publicidad con mensajes directos cargados de humor y creatividad.

Murat -que confiesa hallar inspiración en la música de Jamiroquai- define su estilo como "una mezcla de futurismo y expresionismo donde aparecen todo tipo de metáforas y trabajos imaginarios".











web oficial
süyür en devianart
"sidaction", de dimitri daniloff
erwin olaf
absolut süyür
(!)

28 de abr. de 2008

Ingravidez


En la escuela nos preguntábamos cómo se lo hacían los australianos y sus canguros para no caerse si vivían boca abajo. Entonces descubrimos la gravedad y su efecto magnético sobre todo lo terrenal, salvo el IPC y Michael Jordan.

Si envidiamos a los astronautas no es porque pasen meses aislados en el espacio, comiendo papillas liofilizadas y conectados a una sonda para hacer sus necesidades, sino porque han podido experimentar la ingravidez. Los flotariums, las atracciones de supuesta gravedad cero, los aviones que apagan sus motores para caer en picado durante unos segundos, el consumo de estupefacientes… confirman que fantaseamos con ello.

Un mundo ingrávido tendría sus ventajas a la hora de cargar la cesta de la compra, por ejemplo. En el ámbito de la estética, el Wonderbra caería (pero en el olvido) y muchos cirujanos plásticos irían a la bancarrota. Hablando de globos, todos flotarían aunque los infláramos con aire enrarecido de nuestros pulmones. Los aviones gastarían menos combustible… Los infames artefactos de la muerte, como la guillotina o la horca, se hubieran malogrado, así como la silla eléctrica, porque como saben la energía la genera el agua al precipitarse sobre las turbinas. Pero si el agua no cayese tampoco llovería jamás…

En un mundo sin gravedad las digestiones serían larguísimas, con los alimentos dando vueltas en nuestro estómago como en una lavadora. Desaparecían muchos de los deportes de riesgo, como el puenting, el paracidismo o el helicopterruptus de Aguirre-Rajoy. El Coyote y el Correcaminos no tendrían gracia, “Humor amarillo” no se habría inventado, ni tampoco la mayoría de gags del cine cómico: precipitaciones en una alcantarilla abierta, macetazos en la cabeza, roturas de la ramas de árbol que se utilizan como atalaya, caída inoportuna de unos pantalones… Sería la pesadilla de los ludópatas, que nunca verían caer las monedas del premio en las máquinas tragaperras. Lo peor, sin duda: rutinas domésticas como hacer gárgaras, ducharse, beber en porrón o del botijo, lanzar arroz a los novios a la salida de la iglesia, saltar a la comba o tirar a la suegra vestida a la piscina nos serían esquivas. Y por supuesto: adiós a los concursos de lanzamiento de escupitajo o a escribir en la arena miccionando. Con los pies en el suelo… di no a la ingravidez.


gravedad cero
flotarium
"ingravidez" (radio)
cine e ingravidez
(!)

23 de abr. de 2008

Sant Jordi 2008


LAS PERSONAS Y LOS LIBROS EN EL CINE
Introducción
El libro como elemento dramático /1
El libro como elemento dramático /2
El libro como elemento dramático /3
Librerrías y Librerrías más

22 de abr. de 2008

Sólo los ángeles (lakers) tienen alas

Puede que sea una moda, una obsesión o una necesidad. Quizás un poco de todo: una obsesiva moda que surge de la necesidad, o una moda necesaria que nace de la obsesión. Pero Hollywood va a piñón fijo con esto de los remakes.

No satisfecha con saquear las cinematografías orientales, los cómics de la Marvel, las rutilantes series de los 60-70 y la comedia francófona, a la industria norteamericana del entertainment, ahora le da por expoliar los títulos clásicos de su propia cosecha con objetivos puramente comerciales (en este caso: vender zapatillas). En el siglo de las microhistorias, el spot televisivo se convierte en el summun de la síntesis argumental.

Tal es el caso del film Only Angels Have Wings (Sólo los ángeles tiene alas), interpretado por Cary Grant, Jean Arthur y una principiante Rita hayword, y que estuvo nominado a dos Oscars.

El impactante remake lo protagoniza otra estrella contemporánea que brilla a la misma altura -de hecho bastante más- que los intérpretes del film del gran Howard Hawks.



Obviamente, la cosa tiene truco. El encanto de las películas de antaño era otro. Ahora, con los efectos digitales se pueden manipular las imágenes de manera que Kobe Bryant parezca que tenga alas y salte más de lo que en realidad es capaz.

En las siguientes imágenes del making of se observan los cables que levantan a la estrella de Los Angeles Lakers antes de ser borrados digitalmente:

(!)

21 de abr. de 2008

El asunto del agua

Sigue sin llover lo que hace falta en Catalunya. Mientras, en Sevilla, la gente andaba fastidiada porque los aguaceros les han deslucido su Feria. ¡Viva la solidaridad interautonómica!

Ahora han aprobado una conducción provisional desde los regantes del Ebro a Barcelona. Da igual cómo lo llamen: es un parche. Qué fue de aquel ofrecimiento de una familia de Tarragona que regalaba el agua de su pozo (con un caudal de ¡doce millones de litros diarios!). Me temo que no interesa. Para nuestra desgracia, el del agua es ahora un asunto de forcejeo político. Lo importante no es la solución sino quien la proponga. El altruismo estorba. Se trata de un conflicto entre partidos para ver quién consigue imponer su propuesta (cada uno tiene la suya), quién se apunta el tanto y se lleva el gato –o la medalla- “al agua”. Lo espeluznante no es la desertización de nuestra tierra sino la aridez en el corazón de la clase política de este país. La culpa de la sequía es de las nubes, que no descargan. Y quienes han de pagar el pato son los ciudadanos. Los políticos están ahí en medio, como si con ellos no fuera la cosa de la responsabilidad. No señalo a nadie en particular; los meto a todos en el mismo saco. ¿No hacen ellos lo mismo con nosotros? A sus ojos todos somos iguales.

Puedes renunciar a tu ducha diaria, o cambiar tus hábitos de higiene personal por otros más restrictivos; poner difusores en los grifos, ladrillos o botellas vacías en las cisternas y otros trucos domésticos para ahorrar agua sin que resulte una experiencia traumática. Esta conducta cívica y solidaria carece de valor para las administraciones. No bonificarán un menor consumo de agua, ya que se supone que es responsabilidad de todos. Pero si se te ocurre administrar según tus prioridades el agua que pagas (a precio abusivo en muchas zonas) ten cuidado. Si con el agua que tú ahorras quieres rociar esas plantas que alegran tu vida, porque cuidándolas obtienes el único solaz en tu azarosa y estresante vida… o regar el limonero que abastece todo el año a tu familia (con otro consecuente ahorro doméstico), sé discreto. Regar es regar. No importa los beneficios que aporte a tu vida ni a la de los tuyos. Les da igual que sea una maceta o una hectárea. Para los cabezas cuadradas de la Administración es una falta sancionable y han persuadido a tu vecino de que tu acto irresponsable y criminal no debe quedar impune, así que lo han convertido en su soplón. ¡Y luego nos hablan de libertad!

(!)

17 de abr. de 2008

¿Era Jack Lemmon "un palizas"?


José Paulino ha escrito un comentario:

"Sobre Lemmon... ya hablaremos, Perplejo, pero ése sí hablaba demasiado. Sé que me voy a echar encima a toda la cinefilia patria, pero el prota de 'El apartamento' está sobrevalorado. Lemmon es como lo pinta Billy Wilder en 'Aquí un amigo': ¡un palizas! Lo dejamos pa otra ocasión, ¿ok?"

Paulino: recojo el guante. Cuando quieras presenta tus argumentos...

(!)

16 de abr. de 2008

OT: Nominaciones Gala 01


Se han rajado.

Los profesores no se han atrevido a hacer lo que debían: expulsar a la concursante que ha protagonizado la actuación más patética de la historia de OT (Esther). No sólo por su pésima interpretación del tema, sino porque, a juicio de los propios maestros, es una chica que no escucha y no sabe corregir, luego es una mala alumna y, por tanto, sería razón suficiente para hacer cumplir la consigna con la que nos han machacado en esta edición: “los malos alumnos serán automáticamente expulsados”.

Ya tenemos nueva Idaria, pero esta vez sin la ayuda del público; o lo que es lo mismo: gratis. No ha hecho falta que un pueblo dilapide la mitad del presupuesto municipal enviando mensajes sms para salvarla. Sus compañeros –esas solidarias criaturas- la han rescatado del lugar que le correspondía en justicia y sin paliativos: el cadalso de la nominación.

Estos chicos, o son muy cándidos o muy listos. Si Esther es tan infame como ha demostrado hoy les conviene que siga en la Academia, porque así una nominación de la próxima gala ya está garantizada. Esta es la lectura maquiavélica del asunto, pero no veo yo a estos jovencitos llegando tan lejos en sus pensamientos. Mejor es suponer que les ha dado pena la tal Esther porque el Jurado (representado por el temible Risto Mejido) y el claustro la han puesto de vuelta y media. Pobrecita. Sí, pobrecita pero salvada. Y en su lugar ahora hay dos chavales que, aunque no lo han bordado, lo han hecho mucho mejor que ella y uno de los dos dejará la Academia sí o sí dentro de una semana.

Todo concurso es injusto; pero lo que ha pasado esta noche es ofensivo. Es de esperar que mañana, al despertar, los chicos y chicas que han salvado a Esther se den cuenta del despropósito y del agravio que han causado por querer ir de majetes.

(!)


15 de abr. de 2008

Sin comentarios


Stella Stevens

FOTO: Dr. Macro's

14 de abr. de 2008

Sequía


Bauticé este blog como “El hombre perplejo” pero bien podría haberse llamado “El hombre atónito” o “pasmado”. La estupefacción –como la vacilación- es una constante en mi vida. Lo último que me ha dejado turulato es la gestión del problema de la sequía que hacen las autoridades “competentes” (entiéndaseme: es una forma de hablar).

Resulta que votamos a unos tipos para que gestionen el país. Los proyectos deben financiarse con la ayuda de todos, así que nos machacan a impuestos, que pagamos. Hacen tan bien su trabajo –de administración de las arcas públicas, digo- que hay superávit. Que nos sobra el dinero, vamos. Bravo.

Entonces deja de llover, o al menos deja de llover lo necesario. No un mes, ni un año, sino casi un lustro. Y nos encontramos ante una sequía alarmante, que venía avisando como el mercancías de las 23,30, pero a la que hacíamos el mismo caso que a las clases de Ética en el instituto, porque al final siempre te aprobaban. El desecamiento se manifiesta en todo su árido esplendor y ¿qué hacen entonces las autoridades? Como era de esperar ponen en marcha soluciones de emergencia, que consisten básicamente en: 1) despilfarrar lo ahorrado en traer agua del quinto pino; y 2) criminalizar al ciudadano: castigándolo con restricciones, sancionándolo si desperdicia agua, convirtiéndolo en delator de sus vecinos.

Otra manera de explicarlo: los ciudadanos elegimos a los políticos para que, gestionando sabiamente nuestros impuestos, mantengan nuestra calidad de vida, prevean las sequías y otras calamidades que se avecinan (como las de tipo económico) y desarrollen iniciativas concretas para paliarlas, contrarrestarlas o evitarlas. Ellos cobran sus sueldos, pero no hacen su trabajo. Usando una imagen bíblica: llegan las vacas flacas y resulta que no han llenado los graneros; peor aún: ni siquiera han construido graneros. Y el correctivo se nos impone… ¡a nosotros!

Siguiendo con el ejemplo nos dicen: “No hay grano, así que no se les ocurra comer. Y el que coma, ¡que pague una multa!” ¿Para eso les votamos y pagamos impuestos? ¡Qué país!

(!)

9 de abr. de 2008

10.000 PC


Son ya diez mil perplejas citas las que se han producido en mi modesto blog. No es nada del otro mundo, aunque a mí me produzca una gran alegría.

Agradezco a todos los que pasáis por aquí que hayáis contribuido a importunar al contador de visitas estos algo más de seis meses para que no se aburriese mostrando el mismo dígito demasiado tiempo. Os animo a seguir haciéndolo tan a menudo como os apetezca.

Salud!


(!) hombre perplejo

7 de abr. de 2008

Charlton Heston In Memoriam

1924-2008

“Sobre BEN-HUR... barajadas las opciones del atlético Burt Lancaster y el blando Rock Hudson apostaron por el término medio y contrataron a Charlton Heston. Se cuenta que no se tomó el papel en serio hasta que el director (William Wyler) usó la argucia de compararle con la profesionalidad de otros actores del elenco. Su Oscar fue el más sorprendente de la noche porque para algunos críticos –que ya se sabe que no votan- se limitaba a “lucir pectorales y conducir carros”, algo que tampoco es que se le diera mal, como demostró en otras películas. Sus rivales eran de envergadura: James Stewart por “Anatomía de un asesinato”, Paul Muni, Lawrence Harvey y un Jack Lemmon soberbio en “Con faldas y a lo loco”. Pero como “nadie es perfecto” Lemmon se quedó sin premio y Heston se llevó la estatuilla para colocarla junto a su colección de rifles...”

Extracto de “Los Oscars. Una historia diferente”.

Foto Vía doctormacro


la carrera de cuádrigas ("Ben-Hur")
escena de las galeras ("Ben-Hur")
final ("El planeta de los simios") ¡spoiler!
NOTA: En estas tres secuencias míticas, el viejo Charlton apenas pronuncia una frase. ¡Qué gran estrella perdió el cine mudo!

(!)

3 de abr. de 2008

Jungla de cristal III. ¿La morcilla?


AVISO: Por alguna razón que se me escapa en este post se han "colado" tres hiperenlaces subrayados que yo no he puesto. Así, cuando se cita Wall Street, Steven Spielberg o World Trade Center, no es mi intención que ahí existan hiperenlaces, pero están y no consigo quitarlos. Mi recomendación es que paséis de ellos.


Anoche La Primera de TVE emitió “Jungla de Cristal III. La venganza”. A mitad de película, tras una fuerte explosión en el Metro a su paso por Wall Street que ha causado una gran conmoción, los terroristas comunican a la policía que han escondido otra bomba en un colegio indeterminado. De inmediato, todas las fuerzas de seguridad se dispersan por la ciudad de Nueva York para encontrar el artefacto criminal. Esta maniobra de distracción de los terroristas funciona y Wall Street queda desamparado, dejando el camino libre para sus reales intenciones: robar el banco de la Reserva Federal de EE.UU.

Uno de los policías que se ha quedado de retén acompaña a un grupo de criminales tomándolos por ingenieros que vienen a valorar los daños producidos por la deflagración. Les acompaña al subterráneo mientras dice:

—Seguramente ustedes estuvieron en lo de las torres gemelas, por lo que ya se deben hacer una idea de lo que hay ahí abajo.*

Sorprende esta alusión a la Zona Cero cuando la película se estrenó en 1995, es decir seis años antes del fatídico 11-S (2001).

Pudiera pensarse que, aprovechando la edición especial en dvd que se comercializó en el año 2002, los productores decidieran “amañar” la historia para actualizarla. Y así como Steven Spielberg o George Lucas hicieron con las remasterizaciones de “ET” o “La guerra de las galaxias”, decidieran incluir algunas modificaciones en la versión definitiva, como la réplica en cuestión.

De ser así, su inserto de audio sería una manifiesta chapuza, pues dos secuencias más tarde, John McLane y Zeus Carver (Bruce Willis y Samuel L. Jackson) corren por una avenida en dirección a un parque donde deben desactivar otra bomba. ¿Y qué aparece a sus espaldas? Las imponentes torres del World Trade Center.

Además, en algunos carteles del film aparecen estos iconos del skyline neoyorkino pre 11-S, lo que hace inviable una reformulación de la película en términos históricos. De hecho, la trilogía de “Jungla de cristal” fue considerada, junto a otros films de la época, como una anticipación de Hollywood al mayor atentado terrorista que jamás haya vapuleado a la sociedad norteamericana.

¿Qué ha ocurrido entonces?

Algo mucho más sencillo: Nuestra memoria histórica nos ha traicionado. Y es que ha sido tan enorme el impacto producido por el 11-S en nuestras mentes que, a bote pronto, se impone jerárquicamente a otros recuerdos albergados en nuestro cerebro. Una reflexión pausada tras el desconcierto inicial da paso a una consulta a las hemerotecas y trae a la luz un hecho también funesto: el atentando terrorista con explosivos en el parking de las torres gemelas que causó seis muertos y más de mil heridos sucedido en 1993, dos años antes del estreno de “La Jungla III”. Luego el desdichado policía no hace alusión al 11-S sino a ese otro 26-F.

Así, una simple línea de diálogo del film original, que cuando lo visionamos en salas allá por 1995 pasó a buen seguro desapercibida, cobra ahora una dimensión mayor a raíz de los hechos sucedidos posteriormente.


LA JUNGLA III. LA VENGANZA

*Nota: El diálogo no es exacto aunque el contenido sí.

1 de abr. de 2008

La cara oculta de la tecnología


"La vida es demasiado corta para un trabajo desafortunado." Con este mensaje, Scholz & Friends Berlín lleva desde 2006 presentando una excelente campaña de publicidad para Jobsintown.de.

Bajo el eslogan “Mal ambiente de trabajo” ofrece otra visión, creativa y sorprendente, de la vida interior de las máquinas por la que ha ganado premios en festivales importantes de publicidad como Eurobest Awards, Epica Awards, London International Advertising Awards… y unos cuantos Leones de Plata y Bronce en el Festival de Cannes. He aquí los imaginativos displays de estos tres años:








"MAL AMBIENTE DE TRABAJO"