14 abr. 2008

Sequía


Bauticé este blog como “El hombre perplejo” pero bien podría haberse llamado “El hombre atónito” o “pasmado”. La estupefacción –como la vacilación- es una constante en mi vida. Lo último que me ha dejado turulato es la gestión del problema de la sequía que hacen las autoridades “competentes” (entiéndaseme: es una forma de hablar).

Resulta que votamos a unos tipos para que gestionen el país. Los proyectos deben financiarse con la ayuda de todos, así que nos machacan a impuestos, que pagamos. Hacen tan bien su trabajo –de administración de las arcas públicas, digo- que hay superávit. Que nos sobra el dinero, vamos. Bravo.

Entonces deja de llover, o al menos deja de llover lo necesario. No un mes, ni un año, sino casi un lustro. Y nos encontramos ante una sequía alarmante, que venía avisando como el mercancías de las 23,30, pero a la que hacíamos el mismo caso que a las clases de Ética en el instituto, porque al final siempre te aprobaban. El desecamiento se manifiesta en todo su árido esplendor y ¿qué hacen entonces las autoridades? Como era de esperar ponen en marcha soluciones de emergencia, que consisten básicamente en: 1) despilfarrar lo ahorrado en traer agua del quinto pino; y 2) criminalizar al ciudadano: castigándolo con restricciones, sancionándolo si desperdicia agua, convirtiéndolo en delator de sus vecinos.

Otra manera de explicarlo: los ciudadanos elegimos a los políticos para que, gestionando sabiamente nuestros impuestos, mantengan nuestra calidad de vida, prevean las sequías y otras calamidades que se avecinan (como las de tipo económico) y desarrollen iniciativas concretas para paliarlas, contrarrestarlas o evitarlas. Ellos cobran sus sueldos, pero no hacen su trabajo. Usando una imagen bíblica: llegan las vacas flacas y resulta que no han llenado los graneros; peor aún: ni siquiera han construido graneros. Y el correctivo se nos impone… ¡a nosotros!

Siguiendo con el ejemplo nos dicen: “No hay grano, así que no se les ocurra comer. Y el que coma, ¡que pague una multa!” ¿Para eso les votamos y pagamos impuestos? ¡Qué país!

(!)

0 perplejos apuntes: