4 jul. 2008

El agua en "La lista de Schindler"


Este artículo forma parte del monográfico: CINE Y AGUA.

Aunque hablamos en otros artículos del uso del agua como metáfora y sistema de imagen en las películas, comentamos aquí dos secuencias del oscarizado film de Steven Spielberg sobre guión de Steven Zaillian. En ambas el agua alcanza una significación extrema:

La primera tiene lugar en el andén de una estación:


Mientras los mandos nazis toman un refrigerio alegremente, cientos de judíos deportados se asfixian en el interior de un tren de la muerte que aguarda la orden de partir. Oskar Schindler se siente conmovido y se arriesga a contrariar a los militares. Coge una manguera y riega los vagones. El momento está cargado de tensión, ya que Schindler intenta hacer pasar su acto de caridad como un juego que divierta a los soldados.

Entre risas, el cínico Amon Goeth (Ralph Fiennes) le grita que eso que está haciendo con los deportados “es cruel, porque les da esperanza...”.



La risa forzada del industrial alemán (Liam Neeson) y el miedo a ser ejecutado allí mismo contrasta con las imágenes de los prisioneros sedientos refrescándose con las gotas de agua que se filtran por las rendijas…

La segunda secuencia es aún más sobrecogedora:


Al llegar a Auswitz un grupo de mujeres es obligado a entregar sus pertenencias y a desvestirse. Después se las obliga a entrar en una nave oscura con olor a muerte. En una hábil maniobra narrativa, el guionista nos ha mostrado con anterioridad otra secuencia en la que una mujer explicaba a otras cómo los nazis aniquilaban a los prisioneros en las cámaras de gas (lo que en terminología guionística se conoce como planting). Los detalles de su relato toman forma ahora en las tuberías que serpentean la nave, el pavor en los rostros de las mujeres desnudas y su llanto desconsolado. De pronto un chasquido y las duchas empiezan a descargar su contenido sobre las prisioneras. Sus gritos de espanto van dando paso a los de liberación cuando se van dando cuenta que lo que cae sobre ellas no es gas letal sino simplemente agua… ¿Prevención de enfermedades o broma de mal gusto de sus carceleras?

En ambos ejemplos, los cineastas (los dos stevens con la colaboración de la impecable fotografía del también oscarizado Janusz Kaminski) canalizan el potencial dramático del agua, que actúa como bálsamo en medio de un sufrimiento insoportable.


CINE Y AGUA
secuencia del tren (min. 2,30 a 6)
web oficial de la película
steven zaillian
análisis dvd (zonadvd)
(!)

0 perplejos apuntes: