29 ene. 2009

El jumper de "La Bella y la Bestia"


La tradición marca que los cuentos -sobre todo si son de hadas- deben acabar bien. La princesa ha de casarse con el príncipe y estar dispuesta a comer perdices, pese a que la dieta cinegética es como para vomitar. Hasta en la vandálica “Shrek”, la princesa Fiona disfruta de broche nupcial con su príncipe azul (en este caso más bien verde), aunque ambos sean ogros y sienten un peligroso precedente*.

Sin embargo, en su trasgresión, los guionistas de “Shrek” son más respetuosos con la coherencia interna de la historia que los autores del Clásico de Disney “La Bella y la Bestia”**, quienes en su empeño por respetar las premisas del género caen sin remedio en la trampa del jumper.


EN SITUACIÓN
Durante su estancia en el castillo hechizado de la Bestia, Bella acaba descubriendo en aquel monstruo egoísta y arrogante los indicios de un carácter noble aunque amargado, el destello de un corazón marchito pero capaz de amar.

¿A que hacen buena pareja?
A base de corregirle los modales, instruirle en protocolo y enseñarle paciencia y valores despierta en su espantoso anfitrión la admiración, la compasión y el enamoramiento. Al mismo tiempo, y sin pretenderlo, se descubre a sí misma atraída por el bárbaro, vinculada a su universo y finalmente enamorada de él.

Esa mirada de enamorada... ¡de la Bestia!La muchacha que soñaba con vivir las apasionantes aventuras que había leído en los libros, lejos de la aburrida y convencional vida de pueblo, ve cumplido su anhelo de una forma en que jamás habría imaginado.

Y todo gracias a la irrupción de la Bestia en su vida. Aquel monstruo se convierte en su enamorado, su paladín, su alma cautiva a costa de su propia vida y, en última instancia, el materializador de sus sueños. ¿Cómo no caer rendida a sus pies? Son tal para cual, la pareja ideaaal…**.

Tras las complicaciones de rigor y el clímax en el tercer acto, distraído por la emoción de volver a ver a su amada, la Bestia es acuchillada por un Gastón arrebatado por los celos y la vanidad y muere (o se desmaya). Entonces el hechizo sobre el castillo y su propietario se rompe. Justo antes de que la rosa pierda su último pétalo la Bestia ha aprendido a amar y es amado por una mujer…

Pulsar para ver secuencia
─No, no… Por favor, por favor. Por favor… no me dejes. ¡Te amo!




Fenómenos atmosféricos se ciernen sobre el lugar, un tornado hace levitar a la Bestia y la transfigura ante los ojos espantados de la muchacha, devolviendo al príncipe encantado su aspecto humano.


EL JUMPER
Y entonces surge la pregunta: ¿Qué hace Bella con este apuesto galán en el que se ha convertido la Bestia de dos metros que la ha seducido, protegido y cautivado en todos los sentidos? ¿Cómo reaccionará ahora que ese ser que todos temen y desprecian y al que ella le ha confesado que le ama tal cual es, se ha esfumado? ¿Echará de menos sus rudas pezuñas que la acariciaron cuando bailaban, o su profunda voz que primero la intimidaba y más tarde la hacía sentirse segura?...

¿De dónde salió este guaperas? ¿Será
─Bella… Soy yo.
(Bella hace un mohín, toca su cabellera, le mira fijamente a los ojos, los reconoce…)
─Sí, eres tú.
(Fuegos artificiales)

¡Lo acepta, sin más! Bella sigue sonriendo cuando la Bestia de la que se ha enamorado desaparece para siempre. Ella, que acaba de llorar desconsoladamente sobre el cuerpo inerte de su amado monstruo, obvia la tragedia de no volverlo a ver, acepta su canje por un príncipe macizo y se entrega a sus brazos depilados y sus besos apasionados.

Es algo que tenía que ocurrir, pues se anticipó en el mismo momento en que se lanzó el conjuro. Resulta consecuente que el personal del castillo se alegre de que el aspecto del príncipe vuelva a ser el que era. Además, gracias a la chica, ahora es mejor persona y tiene pareja, así que la felicidad es completa. Pero la muchacha debe reaccionar de otra forma cuando su Bestia se transforma en un tipo “común” que ella no ha visto antes.

¡Pero es que son la misma persona!, argumentarán. ¡Y un cuerno! (en su caso dos). Ahí está el mérito del jumper: en enfatizar la aparente coherencia del relato para que pase desapercibida su discordancia interna.


LOS ARGUMENTOS
Nos han contado muchas veces amores turbulentos donde los galanes son adonises por fuera y luciferes por dentro. O dramas de ingenuas que se casan con guaperas encantadores que a la postre resultan ser alimañas, cernícalos o sabandijas. Pero ESTA NO ES nuestra historia. No se juzgan aquí la doble moral o la esquizofrenia. La propuesta es:

“La belleza está en el interior”

Por eso Bella puede superar la barrera del físico y enamorarse de la Bestia, aceptándola completamente. Bella no ama a Bestia para romper el hechizo, o esperando recuperar a un potencial príncipe azul una vez desaparezca el encantamiento. Cuando ella llora sobre su pecho al creerle muerto, no espera que cambie, sólo desea que viva y estar juntos. Esto legitima su amor.

Pulsar para ver secuencia
─¿Te has enamorado de ella, Bestia?... ¿En serio creías que ella te querría a ti teniendo a alguien como yo?



Gastón da en el clavo: Él es apuesto y valiente; pero Bella le rechaza, porque es bárbaro en su interior; todo lo contrario que Bestia, a la que la muchacha sí entrega su corazón. Interior y exterior están conectados, pero por contraste: Cuando la hechicera maldijo al príncipe, éste era guapo, aunque su corazón fuese déspota y arrogante. Al final de la película se han girado las tornas: ahora un ser de aspecto monstruoso atesora un corazón hermoso que ama y es correspondido. Si ahora la Bestia se transforma en algo bello exteriormente la coherencia interna del relato se tambalea.

Si la belleza está en el interior (y Disney se encarga de realzarlo a base de números musicales -extraordinarios, por cierto- de Alan Menken) debe permanecer ahí, aunque para ello haya de modificarse la narración. En una versión coherente del argumento Bella se casaría con la Bestia y, a pesar de su monstruoso aspecto, vivirían felices juntos.

Antes citaba "Shrek". Allí Fiona acaba siendo lo que en realidad es: una ogra (y en la secuela la reina debe compartir –y comparte- lecho con un sapo). En el film de Disney pervierten la naturaleza del amor fidedigno transformando a la Bestia en un príncipe “de cuento”. Y pasan de puntillas sobre esta paradoja hasta el final, donde se contradicen una vez más cuando el film concluye con la pareja sobre la pista de baile y un coro entonando el tema principal:

En ningún cartel promocional aparece la figura humanizada del príncipe-Bestia. ¿Por qué hemos de tragárnoslo en la apoteosis final?
“No hay mayor verdad: la belleza está en el interior… Nace una ilusión, llena de emoción. Bella y Bestia son.”
¿Bestia? Yo no la veo por ningún sitio. Esto enlaza con el segundo argumento:

“Bella y Bestia son”

Si algo tiene de genuina esta historia son sus dos protagonistas: una muchacha y una bestia. Son estos dos personajes -y no otros- los que se enamoran. Si fuera un romance convencional el film podría haberse titulado “La maldición del príncipe arrogante” o “Hasta el último pétalo”, pero no de una forma tan explícita: “La Bella y la Bestia”.

Los protagonistas no se conocen antes de la maldición, como ocurre en otros cuentos de hadas (“La bella durmiente”, “Blancanieves”…). No estamos, pues, ante un relato de recuperación de la persona amada, sino de construcción de una pareja.

El prota... ¡Lo hacen desaparecer!
Y dentro de la pareja, Bestia es el protagonista principal de la historia y Bella es el catalizador de la misma. El relato arranca con la Bestia-príncipe. Su aspecto es humano, pero la bruja viene a evidenciar con su maldición que ya es una Bestia en su interior. (Volveremos a esto más tarde.)

La Bestia es el personaje sobre el cual pivota la historia. Es su tragedia, su conflicto y su evolución como personaje lo que se nos narra. Bella cumple un papel crucial pero complementario, ya que es la que provoca el cambio de suerte del protagonista y hace avanzar la historia al ser la única "capaz de amar a una Bestia".

Cuando el hechizo se rompe sucede lo previsible, pero en el camino se produce una pérdida imperdonable:

¿A quién le importa este mindundi? Es más: ¿le importa a Bella?¿Qué fue de la Bestia como personaje? Es el héroe de la historia, la estrella de la película. Su nombre encabeza los títulos, su imagen está omnipresente en el cartel y la publicidad del film.

Disney se ha forrado con el merchandising del monstruo peludo. ¿Cuántos muñequitos del príncipe "impostor" habrá vendido? ¡Y sin embargo es el guaperas quien se lleva a la chica!

Bestia tiene que aguantar toda la película siendo un animal y cuando consigue besar a la chica le volatilizan. ¿Por qué le roban al protagonista la mejor secuencia? Y si tiene que ser así (porque la maldición ha desaparecido y todo vuelve a su lugar), ¿por qué no inventan algo para que la Bestia se reivindique? ¡Ha conseguido enamorar a Bella! ¡Con su planta eso tiene mucho mérito!

Incluso en la secuela los guionistas se vieron obligados a sumergirse de nuevo en el periodo de estancia de Bella en el castillo (junto a Bestia), pues una continuación sin el protagonista era sencillamente imposible. ¿A quién iba a importarle un día después de Bella con el mindundi de la melena cobriza?

Cuando sube la música y la Bestia desaparece uno no puede más que empezar a echarla de menos y, de paso, cogerle manía a este príncipe de cartón piedra. ¿Qué vida le espera a Bella ahora que Bestia no está? Los guionistas se escaquean, pone el piloto automático y apuestan por que se cumpla lo estipulado en el hechizo.

Lo que nos lleva al tercer y último argumento:

El enunciado de la maldición

Ahí radica el problema:


En otras palabras, y como literalmente recogen en la secuela del film:
─Hasta que encuentres a alguien que te ame tal como eres permanecerás para siempre como una Bestia.

Si Bella llega a amar a Bestia “tal como es”, en cuanto cambie y deje de ser lo que es, Bella dejará de amarle (al menos cabe esa posibilidad). Esta paradoja distorsiona el argumento. Los guionistas podrían haber metido mano y reformular la maldición, de modo que hubiéramos seguido disfrutando de Bestia sin el problema de su transmutación en individuo que no nos seduce (aunque se fuerce que Bella está encantada con el cambio).

Bella podría sorprenderse (Así que ésta es tu verdadera imagen), vacilar (¿Eres ahora “mi tipo”?), interrogarse (¿Podré acostumbrarme a verte con esa pinta? ¿Echaré de menos lo que ayudó a que me enamorase de ti?...) Para los guionistas, en cambio, a Bella no le importa asumir automáticamente la “belleza” que ha adquirido su amado por arte de magia (literalmente).

Por no solucionar este problema el film genera un puñado de mensajes subyacentes: “Ama de verdad y al final todo se arreglará”. “No te importe enamorarte de una fealdad; ya cambiará y se volverá hermoso”. “Busca la belleza que está en el interior y acabarás con alguien bello por fuera también...”


CONCLUYENDO…
Lo que en la película se interpreta como un apoteósico e idílico final, podría ser, visto así, un gatillazo, o el gran destrempe. Ahí está muchas veces el mérito del jumper: que hace pasar desapercibido el detalle que podría tumbar la historia.

A tenor de lo expuesto, ¿cómo debería haber acabado la película? Haz tus propuestas:

POSIBLE PRÓXIMA ENTREGA: El jumper de “El piano”


NOTAS:
*Lo de “peligroso” lo digo por la cantidad de películas de dudosa calidad nacidas a su sombra y cuya excusa es que son pretendidamente iconoclastas.
**Aviso para tiquismiquis: Juzgamos la película como una propuesta independiente, eludiendo cualquier referencia a sus precedentes.
**Sí, sí; se lo he plagiado a Mayra Gómez Kemp.


41 perplejos apuntes:

El Ratón Tintero dijo...

Que con ese beso mágico ella se vuelva monstrua peluda.
La belleza seguiría en el interior, y el título de bella-bestia tendría sentido, además por partida doble: bellos por dentro y bestias por fuera. Tal para cual.

Soldado Raso dijo...

Esos son Shrek y Fiona ¿no?

El Ratón Tintero dijo...

Soldado Raso, si ya se sabe que al final todo está inventado.
Si no, ¿dónde dejamos los remakes?
Sería versión peluda o versión verde :-P

adriana rey dijo...

Al ver la transformación de su amado en un hermoso muchacho, Bella queda perpleja (perdón no encontré otra palabra mejor). Decide entonces disimular lo que realmente siente, que es obviamente que extraña al cuerpo y el aspecto de Bestia. Sus pelos, su cuerpo enorme, su aliento (debería tener uno de bestia aunque no aparezca en la pantalla). Resuerve no decirle nada al principe de su desconcierto por no herir sus sentimientos, ya que, en el fondo es verdad que lo ama, pero su amor no es completo si no soluciona esa pérdida.
Visita entonces a un hechicero a quien le pide que por encanto sólo ella pueda percibir al príncipe como era antes del cambio. De este modo nadie se enteraría de que su verdadero amor es Bestia, ni siquiera él, que, como atinadamente, piensa Bella, tiene derecho a recuperar su aspecto de muchacho apuesto.
El hechicero accede por unos dólares, y cuando vuelve a verlo, se encuentra con el amado bestial que nunca debió haber desaparecido.

El extraño desconocido dijo...

Al darle ese beso mágico ella se convierte en bestia y él en príncipe apuesto. Él al ver semejante bicharraco y verse a sí mismo convertido en un auténtico metrosexual le dice que muchas gracias, pero que se va a buscar a una chica Playboy de tetas operadas ahora que puede.

Moraleja: no te fíes ni de tu sombra :-D

PD: Me ha resultado curiosa tu lectura entre líneas del argumento de todo un clasicazo de Disney.

Euralia Alcancía dijo...

No te quiero desmontar tu teoría porque me resulta muy interesante. Pero si la memoria no me falla (y creo que no la hará después de 2 hijas y 400 visionados de la película en cuestión) en esa escena hay un instante de reconocimiento en que ella le mira a los ojos, extrañada de la transformación y es en ellos en donde encuentra a la persona amada. Y entonces sí, justamente como "la belleza está en el interior" la transformación de la Bestia en príncipe es secundaria (aunque reconozco que yo hubiera hecho más de una pregunta, no me hubiera limitado a besarlo y a bailar) porque ella le ama, independientemente de su apariencia.

Es un poco como lo de Fiona cuando Encantador se hace pasar por Shrek después del encantamiento... como ella quiere a su ogro por su "belleza interior", aunque la imagen del príncipe rubio no sea de su agrado (se le ve bastante desencantada, la verdad)lo acepta porque cree que es Shrek de verdad afectado por la pócima. Luego empieza a sospechar, pero claro, esa es otra historia, en principio lo acepta con todo y modales afectados porque cree que es su esposo.

Vamos, que yo creo que Bella prefería a la Bestia tal cual, pero que si transforma en príncipe metrosexual pues tampoco es para tanto, porque lo que cuenta es la belleza interior.

(!) hombre perplejo dijo...

Ratona: Me gusta mucho el refuerzo conceptual (o doble sentido) que adquiere el título de la película con tu propuesta. Gracias !)

(!) hombre perplejo dijo...

Soldado: No es exactamente "Shrek", porque Bella es humana 100%; no como Fiona, cuya lucha con su dualidad es conocida por el espectador.

Palabro: Munta
Film: "Brokeback Munta-in"

(!) hombre perplejo dijo...

Adriana: Como me gusta decir: Sencillamente brillante !) (o brillantemente genial). Además, es muy "de género" de cuentos de hadas, con esa visita furtiva al hechicero... Alargaría el metraje de la película justo lo necesario (apenas dos secuencias); a efectos del gran público (y el negocio Disney) todo queda igual, pero la protagonista resuelve su conflicto interior en el que la habían abandonado los guionistas. Te mereces un premio... aunque sea un humilde PerplejOscar !

(!) hombre perplejo dijo...

Extraño: Tú has visto la "cole" completa de "Scary Movie", ¿a que sí? Veo a Leslie Nielsen perfecto en el papel... de Bella, por supuesto. XD

Lo de la "lectura entrelíneas" me parece una forma muy sugerente de describirlo. Gracias !)

(!) hombre perplejo dijo...

Euralia: No sólo no te falla la memoria sino que en el artículo incluyo destacado ese momento (y pongo un enlace para visionar la secuencia completa) donde se ve esa "lectura" de ojos que comentas. Pero no es suficiente, por mucho que la excusa sea que es el final y todo se precipita. Ya lo apuntas tú misma. En el ejemplo de Fiona y Encantador explotan precisamente esa perplejidad, duda y vacilación (ergo intriga y peripecia), porque "no es fácil engañar al amor".
Gracias por recordárnosla !)

Soldado Raso dijo...

Finales alternativos:

1 - Bella echa mano del paquete del príncipe. Pone mala cara y dice: Ha cambiado todo, ¡me voy!

2 – El rubiales va a besarla y al abrir la boca, Bella recibe un aliento que le pone los pelos verdes. Entonces sonríe y lo besa con pasión.

3 – La bestia muere. No se transforma.

4 – Aparecen Faemino y Cansado (no este, no).

5 – El príncipe y Bella redecoran el Castillo en IKEA, salen de compras por el Corte Inglés, él le regala un anillo de diamantes. Ella le compra nuevo vestuario en Armani y Versace. Les gusta comer en un Japo y cenar en un Burguer a lo Alemán. Bella queda embarazada y deciden comprar una carroza monovolumen. Bella empieza a engordar y al príncipe le sale barriguita. Firman un contrato de exclusiva con la Disney y son portada de the TIME y de Disney Channel. Nace el bebé, el vivo retrato de su padre, peludo y con unas zarpas increíbles. Son felices y se van al cine a ver Shreck.

6 – Conocen a Woddy Allen que los mete en una capital Europea a darse besos por las esquinas. Ganan unos cuantos Oscars. Al bebe peludo le cuidan la tetera y sus tacitas.

7 – Bella reconoce en el príncipe los ojos de la Bestia… Se oye la voz de Gastón: ¡Príncipe! ¿Eres tú? El príncipe se gira y lo mira con ciertas lágrimas en los ojos. Gastón: Pensaba que la bestia te había devorado. Corren el uno hacia el otro y se funden en un profundo beso megapasional. Bella tuerce el gesto.

¡Únete! ¡Un palabro = una peli!
Palabro: fumers
Peli: Fumers in Toscany
Saludetes!

Euralia Alcancía dijo...

¡Voto por el final número 7 de Soldado Raso!

Small Blue Thing dijo...

Bah, lo mejor de la peli fue que repusieron La Bella y la Bestia en Telemadrid. ¡Aquello sí que era amor (y aun así no había manera de ver el magreo)!

(!) hombre perplejo dijo...

Soldado: Siempre proponiendo nuevos juegos... XD Cuesta decidirse por uno. Hasta el de Faemino y Cansado tendría su qué...

Palabro: Surinom
Fil: No era el malo de "El Señor de los Anillos"?

(!) hombre perplejo dijo...

Euralia: ¿Otra votación...? XD No voy a dar abasto pa' los carteles !)

(!) hombre perplejo dijo...

Small Blue Thing: Sé que algo se me escapa en tu comentario. Me faltan datos o estoy espeso... ¿M'ayudas?

delantedelosgrises dijo...

Lo séee, estoy desaparecida desde Navidad. xD Pero te he leído con regularidad, ¡y me encanta esto de los jumpers!

Oh, pero me perdonarás las ausencias con esta información que te traigo del cuento del siglo XVIII de la Bella y la Bestia. Te va a encantar (es un antiguo blog mío, que quede en casa, por favor, o me veré en la obligación de borrarlo):
http://noquierounestupidofotolog.blogspot.com/2007/08/la-bella-y-la-bestia-o-de-cmo-perder-la.html

Curiosamente, tu post de B&B (vamos a ponernos cool) es genial y al mismo tiempo es una ampliación de un diálogo recurrente:
-Que sí, que te digo que la belleza está en el interior.
-Sí, claro. Y por eso la Bestia se transforma en un Brad Pitt al final de la película, ¡no me jodas!

Desde que me lo dijo mi colega bloguer Ozimandias, he presenciado este diálogo muchas veces con diferentes personas. O.o

Me encanta cómo has expresado esta idea. xD Y para qué mentir, esta es mi película preferida de Disney, pese a todo.

¡Voto por los finales 1 y 7 de Soldado Raso!

¿Soy yo que estoy obsesionada con cargarme a Stephenie Meyer o que la protagonista de "Crepúsculo" también se llame Bella NO es una casualidad?

(¿Y qué demonios es un cernícalo?)

Saludos bestiales,

Elaine.

delantedelosgrises dijo...

P.D.: Soy Elaine otra vez. Desde que leo tu blog, ya no me compro el Fotogramas ni el Cinemanía (a no ser que vengan con regalo interesante... plantéate regalarnos un dvd los domingos o algo, ¿no?).

adriana rey dijo...

AY! me siento emocionada al recibir este premio! Pero ojo! no estaría tan segura que quede igual a los fines de Disney! no olvides que las moralejas que tu has concluido (con las que estoy en todo de acuerdo) cambiarían bastante! no?

adriana rey dijo...

Ah! y gracias!

Elaine Holmes dijo...

Tonta de mí, acabo de caer en que el jumper de la Bella y la Bestia está así desde que se escribió el cuento (!!!). En el link que he puesto antes, al final, podéis abrir otro link para leer el cuento completo.

Gracias por hacer un botón, aunque con las palabras "que quede en casa" NO estaba pensando en eso. xD Me gusta tanto el botón que me da igual, hala.

(!) hombre perplejo dijo...

Elaine: Qué rápida !) No me has dado tiempo ni a comentarte que me ha encantado tu entrada de "B&B" y me he atrevido a enlazarla para complementar la mía. También incluyo el link al cuento completo, en el que se pueden apreciar algunos matices muy interesantes. Quizá los abordemos más adelante...

Muchas gracias por hacer que este blog sea lo que se propone: "una experiencia interactiva en permanente transformación".

Y gracias a TODOS los que, como Elaine, contribuís a que sea así !) !) !)

(!) hombre perplejo dijo...

Adriana: Ya ves que has "picado" a Soldado Raso y nos ha ofrecido un aluvión de propuestas alternativas para arrebatarte el premio... jejeje Me estoy pensando si para la noche de los Oscars nos hacemos nuestra propia entrega de premios particular... ¿Qué te parece?

Farándula dijo...

No añado más porque creo que Euralia lo ha explicado muy bien. Al igual que ella, he visto esta película y casi todas las animadas de Disney (que son muchísimas) como 200 veces y creo que esta es la mejor en todos los aspectos (sí, mucho mejor que El Rey León). Los finales alternativos tienen su encanto, eso sí.

OT: te he dejado un meme en mi blog, por si quieres continuar con él...

(!) hombre perplejo dijo...

Farandula: También "B&B" es de mis favoritas, sin olvidar "Aladdin", "Hércules", "Pinocho" y la para mí la mejor: "El Libro de la Selva". El jumper no desmerece el punto de inflexión en la animacón Disney (y mundial) que supuso esta extraordinaria película (primera vez que un film de animación fue candidato al Oscar a mejor película, si la memoria no me falla). Me sorprende que cites "El Rey León", a mi juicio un auténtico bunyol que quisieron colarnos aprovechando el tirón de los dos Clásicos precedentes. Nunca entendí cómo semejante bluff logró aquel éxito...

En cuanto al meme, te advierto que es la primera vez que me enfrento a algo así... A ver qué sale... Gracias !)

Soldado Raso dijo...

Hola, a tod@s.
Ya que habláis de Disney, lanzo, especialmente para perplejo, la posibilidad de que un día se haga un post sobre que todos o casi todos los protagonistas de Disney son huérfanos. En mi caso, mis hijos son huérfanos (de madre, claro) y es un pollo!

¡Únete! ¡Un palabro, una peli!
Palabro: chsib
Peli: Chsibad el marino
Saludetes!

Hermes Argifonte dijo...

Oh, pues a mí me encanta El Rey León... y sin embargo odio Hércules.

Ninguna otra película de animación ha sido nominada a Mejor película, porque en el 2001 la Academia creó el Premio a Mejor Película de Animación, categoría en la que va ganando Pixar con ventaja, a todo ésto. Que sino, Los increíbles tenía que estar nominada sí o sí.

(!) hombre perplejo dijo...

Soldado: Siento mucho lo de tus hijos, pero igualmente te animo a preparar un artículo sobre la orfandad en Disney. Yo tengo otro en cartera sobre el uso de los pianos en sus películas (vinculado al monográfico "Cine y Pianos"). Si alguen más se anima con otras "fijaciones" de la casa, podríamos preparar un interesante monográfico. Aviso: la de imágenes subliminales de sexo ya está muy manida y la descartamos de antemano... ¿Otras? !)

Palabro: disesset
Film: "Anatomía de un disesset-inato"

(!) hombre perplejo dijo...

Hermes: Sobre gustos no hay nada filmado... Sí a "Los increíbles", que son precisamente eso. ¿Y qué me dices de esa otra joya de la cinematografía planetaria titulada "Wall-E"?

David C. dijo...

Uno de los mejores post que te he leído. Un completo análisis de una buena película, con defectos como todas (son hechas por humanos) pero buena al fin y al cabo.

(!) hombre perplejo dijo...

David C: Muchas gracias. Celebro que te haya gustado... a pesar de que reconozco que me salió largo. Yo sigo insistiendo en que me gustó mucho esta película y que el fallo no influye en esta percepción... Todo lo contrario que me pasa con "El piano", film que detesto precisamente por su escandaloso jumper y todo el mezquino subtexto que impregna la película de Jane Campion.

Soldado Raso dijo...

Perplejo, permíteme hacer un poco de letrado del diablo en lo que a este Jumper respecta. Con todos mis respetos y para que lo discutamos todos un poquito más.

Efectivamente, la belleza está en el interior, por eso a Bella le importa bien poco si Bestia sigue peludo o es un barbilampiño pelirrojo, o si ya no se llama Bestia. Ella se ha enamorado del ser interior, de aquel ser amargado, el que no dio cobijo a la anciana, el castigado, el que es redimido al cambiar interiormente… y en definitiva, del que sigue necesitándola para mantenerse en el ‘lado bueno’, la que la hace sentirse bien, útil, el que le ha dado sentido a su existir, porque no olvidemos que amar es querer dar, servir, que el otro sea feliz…

¿Y si fuera al revés? Fiona y Shreck. Osea, el ogro se enamorada de una chica encantadora –que es un bellezón- pero es más feliz al ver que es ogra… ¡jummm! ¿me lo trago? ¿es esto también un Jumper? ¿Shreck sólo se ha enamorado del interior de Fiona? ¿La belleza está en el interior? ¿Por qué es más positivo el cambio a bestia que a bello? En este sentido, ambas películas estarían a la misma altura. (Salvando que Shreck lo hace como crítica a ByB).

El amor está en el interior, el amor verdadero… Bueno, si un príncipe sufre una amputación (manco???), o se le quema parte de la cara, etc. ¿la protagonista seguiría amándolo? Y yendo aún más allá. A veces miro a actores y/o actrices y casi no los reconozco, se han operado y realmente, parecen otros, sus parejas ¿ya no les aman?

En lo que estoy 100% de acuerdo es en que el protagonista de la peli es “la bestia y la bella”, el barbilampiño no entra en juego, no podemos creer que sea él… pero al igual que en Casablanca, siempre nos quedará “El Castillo Encantado”…

…pero, sí nos creemos que Fiona es dos Fionas, y que Schrek es asimismo dos tipos bien diferentes… y el burro, a mi me gustaba de rocín, y a él también… En eso radica el éxito del cambio, en que nos acostumbran a ambos físicos para el mismo interior. En “B&B” no hay tiempo.

Yo me quedo con el burro y la dragón, ellos siguen siendo ellos, sin cambios, y su belleza sí que está en el interior –no me preguntéis cómo han conseguido esos hijos tan chulis: “¡mira, un burro volando!”.

Palabro: aleacti
Peli: Aleactiva Máxima

Saludetes!

(!) hombre perplejo dijo...

Soldado: Agradezco tus sugerencias para animar el debate. Puntualizo algunas cosas:

1) "La belleza está en el interior" es la tesis de la película, pero Bella no se enamora (sólo) del interior de la Bestia. Como todo enamoramiento genuino afecta a la globalidad del otro, incluido su aspecto exterior (algunos dirían "a pesar de él”)

2) Técnica y argumentalmente la Bestia que conoce Bella no es el príncipe que cayó bajo el conjuro. Lleva años condenado y reflexionando sobre lo que la hechicera le dijo. En algunos aspectos ha empeorado, pero en otros no. Sabe que está condenado, pero que hay una esperanza de redención; aunque, como apunta el Prólogo, llega a perderla... Mientras que el príncipe arrogante es bello por fuera y déspota por dentro, la Bestia es un monstruo peludo que espanta, pero interiormente es un ser vulnerable, amargado, consciente de su desdicha... Por esto la aportación de Bella en su vida siembra de esperanza su jardín abonado al amor y pone estrellas en su cielo encapotado de frustración... Jolín, cómo me ha quedado.

3) “B&B” y “Shrek” no son comparables en todo. La propuesta de la primera es “La belleza está en el interior”. La de la segunda “Acéptate tal cual eres”. Aunque compartan algunos elementos estos están al servicio de dos historias distintas. Creo que esto es más importante incluso que el tono (romántico y paródico) que las caracteriza. No están a la misma altura, como dices. Y no creo que lo de “Shrek” sea un jumper.

4) Abordas demasiados temas de una vez. No creo que lo de los cambios e imagen (por accidente o vía quirófano) guarde relación directa con este jumper

(!) hombre perplejo dijo...

...y 5) Sí me seduce mucho la comparación que estableces con “Casablanca”. Más allá del chiste, puedo imaginarme una secuencia como la del aeropuerto en el que Bestia convence a Bella de que es mejor que se marche con el Príncipe y que “siempre les quedará el castillo encantado”. De hecho creo que voy a animarme a escribirla y quizás la publique en el blog… o si lo refieres escríbela tú… o a cuatro manos… ¿Hace?

Soldado Raso dijo...

Palabro: Unworbo.

Creo que lo harás ferpectamente a dos manos... aunque hace mucho que no "dialogo" y me da cierto "unworbo". Lo hablamos. Gracias por la evolución de la idea y la invitación.

Saludetes!

Farándula dijo...

Perplejo

He nombrado precisamente "El rey león" porque mucha gente la considera, inexplicablemente, una de las mejores películas de Disney. Está claramente sobrevalorada porque, sí, muy bonito todo eso de el ciclo de la vida y se agradece que se desmarcaran en parte del rollito principesco... pero tampoco es para tanto (Hakuna Matata, aaargh, son casi tan odiosos como Jar Jar Binks).

Coincido plenamente con Aladdin, una película realmente pensada para niños y divertidísima.

El libro de la selva y Pinocho... no sé decirte, aparentan demasiado los años que tienen. De las viejunas me gusta mucho más Dumbo, aunque poco recomendable como ejemplo para la infancia moderna (la escena de los elefantes rosas es gloriosa xD) o incluso Blancanieves, retrógrada como ninguna pero con una malvada excepcional.

¿Hercules?, ¿en serio?. La presentación de las musas me encanta y tiene sus puntitos autoparódicos pero la historia es más bien simplona. Hasta mi hija se aburre viéndola.

Como monográfico Disney sugeriría uno de plagiarios reincidentes o "cómo blindar la propiedad intelectual de lo que no es tuyo" (Kimba, Atlantis, el pleito con el orfanato a quien James M. Barrie cedió los derechos de Peter Pan, la ley Mickey Mouse, etc...).

PD: tal vez la animación no pueda optar a mejor película, pero Wall-e está nominada, merecidamente, al mejor guion original.

(!) hombre perplejo dijo...

Soldado: Te lo envío cuando lo tenga y le das un repasín...

(!) hombre perplejo dijo...

Farándula: Disney tiene suerte, porque te vende a ti "Dumbo" (que a mí me parece de las flojas), y a mí "Hércules", que a ti te parece simplona. Es parte de su grandeza empresarial.

Vi "Hércules" en un cine de verano-verano, a pie de playa, con mis preciosos sobrinos. Puede que aquel ambiente estival, con pipas, chanclas y despreocupación total influyeran en mi entusiasta acogida. Pero he de decirte que Hades me parece uno de los villanos más logrados de la casa. Seguro que por el uso dramático de su cabellera incendiaria y sus matices de gas azulado, pero sobre todo por el extraordinario trabajo de doblaje que realizó Pep Anton Muñoz... ¿No?

En cuanto a monográfico-Disney, anímate. No tiene que ser ni largo ni sesudo. Cuanto más liviano y directo mejor. Me encantaría publicar un multi-post en el que colaboremos varios de nosotros...

"Wall-E" es una maravilla. Ojalá premien el guión. Este año no me han dado ni la oportunidad de dudar, ya que ni siquiera han nominado el magnífico trabajo de los Nolan Bros "El caballero oscuro". Ellos sabrán...(Deben estar hartos de hermanitos-tándem)

Babbi dijo...

Una buena critica, si senyor, muy buena critica!!!
Si quisieras ayudarme a seguir adelante con mis blogs me gustaria que me lo comunicases, veo que eres una persona que sabe criticar muy bien y por eso te pido porfavor que analices mis escritos aqui te dejo los links:

http://princessfallenangel.blogspot.com/

Me haria muchisima ilusion gracias.

JuanRa Diablo dijo...

Como los guionistas de cine sepan de esta tu sección de los Jumpers va a haber una nueva caza de brujas en la que tu nombre será el primero de la lista.
Quedas advertido! ;)