27 nov. 2010

RefleSioNo

SI algo confirmaron estos comicios en Catalunya es que la ley electoral que padecemos es obsoleta. Sólo se entiende una “jornada de reflexión” desde el romanticismo cursilón: ¿un día de silencio partidirigido para que los electores tomen conciencia del valor de su voto y lo ejerzan con responsabilidad? ¿Quién lo hace?

NO nos engañemos: existen, básicamente, tres tipos de votantes: los que ya tiene decidido su voto antes de empezar la campaña; los que, legítimamente, eligen no votar, y los que se mantienen vacilantes hasta el último momento, cuando actúan por impulso emocional o subidón de adrenalina.

SÍ, la reflexión, que es buena y necesaria para casi todo, deviene aquí imposición de una normativa con más sombras que luces; que ha dado pie a las otras ridiculeces de la campaña: el cara a cara trilero e interruptus, el cronómetro que “equilibra” los espacios de propaganda electoral, el veto a las propuestas alternativas al sistema de partidos...

NO he visto en los debates ni a Nebreda, ni a Laporta, ni a Carretero, ni a ningún otro postulante a entrar en el Parlament. Una vez más, han sido ignorados −a su pesar, me consta− por los medios de comunicación. La ley es la ley.

SÍ, vuelve a constatarse que los políticos que dicen ser nuestros y sólo son de sus ideologías partidistas, no tienen nada nuevo que decir, no se salen del guión de las campañas al uso, ni del argot electoralista tan rancio como la ley que se niegan a reformar porque les permite hacer del servicio público una carrera política.

NO me han gustado los eslóganes porque no me dicen nada: Una Catalunya millor y Solucions a la crisis son genéricas e inconcretas. Yo leo Garantía de progres (bastante obvio, tratándose de socialistas). Solucions d’esquerres, viniendo de quien ha estado en el Govern y no las ha encontrado, me da risa. Al Rebélate de Rivera le falta la sugerente dualidad de la “b” y la “v”. Y si con Gent valenta Puigcercós se refiere a los que se atreven a decir las barbaridades que él ha dicho, sobran las palabras.

SÍ, todos los candidatos sonríen en los carteles, pero qué interesante sería fichar a un experto en lenguaje no verbal, como el Carl Lightman (Tim Roth) de Miénteme para que nos contase qué subliminales mensajes transmiten sus mohines... Aunque, igual, la ley electoral también prohíbe hacer ese análisis.


Si te ha gustado este contenido y/o el blog...
votar

    6 perplejos apuntes:

    Delirios de Muñekita CaT dijo...

    Tu blog está excelente, me encantaría enlazarte en mis sitios webs. Por mi parte te pediría un enlace hacia mis web y asi beneficiar ambos con mas visitas.

    me respondes munekitacat@hotmail.com

    besos

    Isabella Miranda

    Adriana dijo...

    Hola!!

    Permiteme presentarme soy Adriana, administradora de un sitio web, visité tu blog y está genial,
    me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
    Exitos con tu blog.
    Un beso
    Adriana

    Aitor Maiden dijo...

    Las elecciones, tanto municipales como generlaes, siempre tienen cierto tufillo casposo. A mí me parece curioso comparar los ametralladores discursos de los políticos en el parlamento con sus caretos aderezados con una confidente sonrisa en sus panfletos propagandísticos.

    O lo que es mejor, me parto de risa cuando llega la hora de comparar la cara consecuente del derrotado con las sonrisas confiadas de dichos panfletos.

    G. K. Dexter dijo...

    (!)Hombre Perplejo.

    Se te echa de menos tanto a ti como a tus perplejas entradas.

    Un saludo cinéfilo.

    Común dijo...

    Hola!!!
    ¿Cómo estas??. Espero que tengas muchos proyectos para este año….
    La refección, es amiga y consejera, sobre todo con nuestra conciencia….
    Buena semana y un abrazo de oso.

    karlos dijo...

    Estoy deacuerdo con G.K. Dexter, se te echa de menos a ti y las curiosidades visuales que nos ofrecías, vuelve pronto!!