16 may. 2011

Stop Uderzo !)


Imagínense que, tras la muerte de Luis Sánchez Pollack (Tip), José Luis Coll hubiera decidido seguir haciendo bolos de Tip y Coll, él solito en el escenario. Más allá de lecturas éticas sobre el particular, el mítico número “Cómo llenar un vaso de agua” no sería lo mismo; de hecho, no sería.

Pues algo parecido es lo que viene haciendo Albert Uderzo con el personaje de Astérix desde que Goscinny nos dejara allá por 1977. Más de treinta años explotando en solitario la figura del guerrero galo más importante de todos los tiempos, con permiso del general De Gaulle y Napoleón.

René Goscinny fue un guionista ingenioso e inimitable. Creó varios clásicos: Lucky Luke, Iznogud o El pequeño Nicolás en colaboración con distintos ilustradores: Morris, Tabary y Sempé. Uderzo fue quien le acompañó en las aventuras de Astérix y Obélix durante veinte años. Fue una simbiosis magnífica, refrendada por 24 álbumes extraordinarios, inspirados y divertidos.

El éxito artístico tuvo consecuencias económicas brutales: 325 millones de euros por las ventas mundiales de las historietas y la explotación de los personajes en películas, merchandising y parques temáticos.

A la muerte de Goscinny, lejos de pensar que el cielo se le había caído sobre la cabeza, el “bueno” de Uderzo, cuyo talento con el lápiz es equiparable a su avaricia, se volvió majareta (como los romanos que vapuleaba Obélix) y decidió seguir publicando aventuras de los galos irreductibles por su cuenta; primero recuperando borradores incompletos de René y después con sus propios “guiones”. Resultado: una decena de nuevos álbumes a cual más deprimente, en los que hemos asistido horrorizados a la perversión de los personajes y a patéticas vueltas de tuerca argumentales para exprimirlos como producto: Astérix hablando con delfines, viajes en el tiempo, ¡extraterrestres!...

Su propia hija le ha metido un pleito por vender sin consultarle los derechos de Astérix a la editorial “adversaria” y ahora el fisco francés le pide 200.000 euros porque no le considera coautor, sino mero ilustrador de la serie (conclusión que comparto, y que es manifiesta tras la deriva de la serie). El hombre ha puesto el grito en el cielo, pero a mi juicio se trata de una suerte de justicia poética.

¡Uderzo, paga y deja de arruinar la obra de Goscinny, por Tutasis!


Si te ha gustado este contenido y/o el blog...
votar

    4 perplejos apuntes:

    serreina dijo...

    La verdad, es que de uderzo en solitario no he leído nada, pero bien que me leí los de los dos juntos.

    Saludos

    hwanphee dijo...

    Tengo un gran recuerdo de mis Asterix, durante la infancia me lo pasaba bomba leyéndolos. Incluso re-leyéndolos ya de mayor. La última vez que intenté leer un Asterix fue allà por 2005... me pareció tan malisimo que me dieron ganas de meterle la cabeza en una marmita a monsieur Uderzo.
    El próximo paso supongo que será seguir el modelo Disney, mercenarios/dibujantes por un sueldo ridículo dibujarán las nuevas aventuras de Asterix, ya no dibujará ni Uderzo.

    (!) hombre perplejo dijo...

    Serreina: Eso que te has ahorrado de decepción, cabreo y ganas de serias represalias !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Hwanphee: Eso lo ha hecho muy bien, por ejemplo, nuestro Ibáñez con Mortadelo. pero lo de Uderzo es tan lamentable... !)