28 jun. 2010

"Globalicanción"


La crisis aprieta. Las empresas cierran. Los autónomos se quedan sin actividad. El Estado se endeuda. Las cajas y los bancos pierd… dejan de ganar tanto dinero como antes (o no).

El caso es que hay que buscarse la vida, y una de las opciones pasa por encontrar alianzas, fusionarse, hacer piña con otros y reforzarse mutuamente. Lo hacen las empresas, lo hacen las familias, lo hacen los estados, lo hacen las cadenas de televisión, las grandes superficies, las productoras cinematográficas, las aerolíneas; incluso –quién lo diría- las cajas y los bancos: dos en uno, tres en uno… lo que haga falta. Todos lo hacen. ¿Todos? ¡No! Una aldea poblada por irreductibles personajes resiste todavía y siempre a la invasora globalización. Se trata de ciertos músicos/artistas “consagrados”.


Se quejan como el que más de que son tiempos de vacas flacas. Culpan de ello a la crisis económica, pero también a la piratería. Les salen pocos bolos, venden menos discos, hacen videoclips más baratos… Las están pasando canutas; más o menos como el resto de la población. Pero, a pesar de la poción mágica que les suministra su druida Sgaenamix, o quizá por ello, no contemplan la unión de fuerzas como alternativa.

Porque, por encima de personas humanas (como todos) y de contribuyentes que pagan sus impuestos (como casi todos), son otra cosa: artistas. Y los artistas no pactan con otros artistas, no disuelven su arte con el de otros. Aceptan pequeñas colaboraciones, featurings, duets, wearetheworlds... Pero como anécdota, anexo de excelencia o ejercicio puntual de solidaridad; no como camino para evolucionar o, en el caso extremo que nos ocupa, subsistir. Prefieren reinventarse a sí mismos que compartir la gloria. O algo menos comprometido: sacar un álbum recopilatorio, que en el fondo no es mas que una reivindicación de aquello que les impide globalizarse: su vanidad.


En el extremo opuesto, poderosas corporaciones renuncian a su identidad particular fundiéndose con otras para satisfacer la avaricia de sus accionistas. En ambos casos el “pecado” es capital, en la amplia extensión de la expresión.

© !)


*Las imágenes son de Jean Francois De Witte

Si te ha gustado este contenido y/o el blog...
votar

    8 perplejos apuntes:

    suequi dijo...

    El cine, la magia de la escritura, la fascinaciñon por todo lo que signifique "crear" debe saltarse las barreras de los problemas económicos (salvo que haya que vivir de ella, el arte).
    EL arte, la creación, vale por sñi misma, alimenta el alma como nada...
    EL mundo está a mil, problemas en todos lados, pero cada uno individualmente pone su granito de arena de cordura.
    EN un cuadro, en escribir un guión que jamás será leído..., lo que sea...
    Suerte!
    :))

    Aitor Maiden dijo...

    Primero que hagan música que merezca la pena ser "consumida", y ya después que dejen de llorar en sus humildes mansiones.

    boneslx dijo...

    Les sobra vanidad y les falta talento, y mientras no lo reconozcan y sigan atrincherados en su modelo irán cayendo lentamente. O eso es lo que se merecen, fuck yeah xD
    De todas formas no se yo hasta que punto estos "artistas" están en crisis. Alguien que tiene varios chalets y que cruza el atlántico cada tres semanas es un privilegiado del mundo.

    serreina dijo...

    Estoy contigo. Algo no marcha bien, y hasta que no se den cuenta o se bajen del burro, no van a poder arreglar nada.

    Saludos

    (!) hombre perplejo dijo...

    Suequi: Amén !) Suerte a ti también !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Aitor: Mejor música "consumida" que música "que consume" !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Boneslx: Como decía el sabio: "hay dos clases de músicos: los que viven sin trabajar y no saben vivir, y los que trabajan para vivir y no pueden vivir"... !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Serreina: Sólo en el Diccionario el "éxito" viene antes que el "trabajar" !)