1 mar. 2010

Taxis temáticos


Los servicios exclusivos de transporte urbano por y para mujeres han llegado a Barcelona. Lo llaman el “Taxi Rosa” y se inspiran en los pink ladys de Gran Bretaña. El asunto ofrece una lectura sociológica muy jugosa, pero voy a soslayar intencionadamente toda reflexión sobre sus aspectos discriminatorios.

¿Taxis temáticos? Una idea atractiva. A su pesar los taxistas suelen ser noticia por la constante subida de tarifas o prácticas poco éticas en aeropuertos. Para colmo, las carreras urbanas son cada vez más pesadas por un tráfico denso hasta la irritación. Ya que le resulta caro, bien está que a su tiempo a bordo el pasajero pueda sacarle un rendimiento extra.

Los barcelonistas, por ejemplo, agradecerían el “Taxi Culé”, en los que al bajar la bandera suena el himno del Barça, se puede hojear el “Sport” y al completar el bono de 10 carreras te obsequian el libro “Paraula de Pep”.

Los madridistas tendrían su “Taxi Merengue”, con “Radio Marca” como hilo musical, asientos tapizados con las 9 Copas de Europa y un book virtual 3D de Cristiano Ronaldo (las gafas no implicarían suplemento).

Los taxis instalarían wi-fi gratuito para los adictos a Internet y pantallas táctiles para que los pasajeros pudiesen hacer sus compras en la Red mientras los llevan a su destino.

«Los días se suceden con monotonía, uno tras otro. Ninguno de ellos se diferencia del anterior ni del siguiente; son como eslabones de una larga cadena... Hasta que, de repente, surge el cambio.» (Taxi Driver)

Los taxistas podrían hacer cursillos de especialidades para garantizar un diálogo fluido con sus exclusivos clientes: Los “Taxi Style” aprovecharían la carrera para aconsejar al cliente sobre cambios de imagen; en los “Taxi Brokers” podrían informarse de los últimos movimientos de la bolsa y encontrar orientación sobre inversiones y el “Taxi Cartelera” los mantendría al corriente de los estrenos…

Tunear los vehículos para adaptarlos a las necesidades de los clientes es otra opción: El “Psicotaxi” convierte el asiento de atrás en un confortable diván para que el pasajero reciba terapia durante el trayecto. En su variante religiosa, el diván se sustituye por un confesionario y así el pasajero también recibe la absolución. En este caso, además de la licencia de taxista, los conductores deben sacarse el titulo de confesor automovilístico.

Una novedad a implantar en invierno son los “Taxi Sun”, auténticas cabinas con ruedas donde el pasaje puede obtener un fabuloso bronceado sin cargo adicional. Funcionaría.

«¿Cogiste un taxi para acudir a un atraco? » (Taxi, derrape total)

Si te ha gustado este contenido y/o el blog...
votar

    12 perplejos apuntes:

    Chelo dijo...

    realmente me parece una idea genial, como usuaria habitual del servicio del taxi, reivindico un modelo experto en conciliación laboral y familiar, por ejemplo...

    el taxi style y el psicotaxi creo que tamabién los cogería con cierta frecuencia

    te sugiero hacer una prpuesta formal a este nuestro ayuntamiento, a ver qué te dicen... juas juas
    saludos

    El Ratón Tintero. dijo...

    Ahora el que está de moda por aquí es éste
    y desde luego que si me subo por casualidad no le voy a hacer ascos :-)

    Patty di Fussa dijo...

    Jajajajajajajajajaj....que bueno, y que tal un taxi que lleve incorporada una canguro que se encargue de los niños y de sus interminables peleas en el coche mientras te relajas, ah! y que no falte la bandejita de ferrero rocher...mmmm

    Saludos

    serreina dijo...

    Yo la verdad, es que ya no uso muchos taxis. Pero de joven, me fastidiaba un montón, el no poder coger uno a las 4 de la mañana de un Domingo, porque todos iban ocupados, así que abogo por eso, un taxi libre siempre que quieras.

    Saludos

    Divertimento dijo...

    Mejor que registres las propuesta que algún listillo te las copia.
    Y del tema Pink Lady, pues bueno, somos nosotros mismos quien nos montamos en guettos, lo jodido es que luego exigimos que nos quiten en pro de la mezcla y libertad.

    La frase de Taxi Driver la tenía olvidad, es todo un lujo volver a recuperla.

    Saludos.

    (!) hombre perplejo dijo...

    Chelo: Yo las ideas las lanzo para quien quiera aprovecharlas. Renuncié hace años a intentar vender alguna. Además no sabría "untar" a quien correspondiese jeje !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Ratona: Todo por salir en la tele, ¿eh?

    (!) hombre perplejo dijo...

    Patty: La canguro sería un servicio adicional, ya que el taxista no puede conducir y estar pendiente de los niños... aunque, bien pensado, es lo que hacemos todos los padres que coducimos, ¿no?

    (!) hombre perplejo dijo...

    Serreina: Los taxis son como los móviles. Cuando realmente los necesitas están "fuera de cobertura"... !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Divertimento: Es lo chocante: cuando les interesa "venden" un asunto a todas luces discriminatorio y sexista como una reivindicación de lo femenino. ¿Alguien lo entiende?

    El Ratón Tintero. dijo...

    ¡Que vaaaa!!! Lo de la cámara me echa para atrás un montón (el niño no ha salido a mí en eso), pero las preguntas suelen estar tiradas y se puede ganar un dinerito muy curioso en el transcurso de la carrera del taxi, y de la forma más tonta.
    Lo malo es que al final te pican para jugártelo todo a una carta, y ahí está el truco: la combinación de avaricia y azar caprichoso; que rompen el saco.

    (!) hombre perplejo dijo...

    Ratona: Con eso cuentan. Por algo la televisión es el negocio que es !)