7 sept. 2009

El profesor

En “Naúfrago” Tom Hanks tarda cuatro años en atravesar la barrera de coral que rodea la isla en la que ha quedado confinado tras estrellarse su avión. Durante ese tiempo lo intenta sin éxito, pero no desiste en su empeño. Hasta que un día se lanza contra ella utilizando una rudimentaria barquichuela y un trozo de fuselaje como vela. Tras un titánico esfuerzo consigue superar el escollo y salir a mar abierto.

La primera etapa de la vida se asemeja a aquella isla: un lugar paradisíaco –la infancia- del que llegado el momento te hartas y deseas abandonar a toda prisa para descubrir qué horizontes hay más allá de ese rompeolas emocional que es la adolescencia.

Con gran esfuerzo, tras algún intento fallido y consciente de que ya no hay vuelta atrás, te impulsas con toda tu energía, superas la barrera y amerizas en el otro lado.

Entonces te das cuenta que ante ti se extiende un océano inmenso, lleno de incertidumbres y peligros, al que llegas con escasas provisiones, en una destartalada balsa que se desmontará al menor oleaje y sin una brújula para saber hacia donde dirigirte. Sólo hay agua salada, el sol te abrasa, te ves perdido y crees que vas a morir… Así es como me sentí cuando llegué a la universidad.

En tal situación, desoladora e imprevisible, sólo queda esperar y albergar la esperanza de que algún barco se cruce en tu azaroso y errático rumbo, te libre de morir deshidratado y te lleve a tierra firme.

En mi caso, ese barco que me rescató fue el profesor Rianjo.

El no creía que las facultades hayan de ser bateas en las que los alumnos se abandonan cual semillas colgadas de las rabizas, esperando que crezcan como si fueran mejillones. Él sentía a sus alumnos como sujetos a los que dedicarse. Por ello fue un profesor respetado y querido, la viva imagen de aquellos venerados maestros que toda generación (al menos las veteranas) recordamos con aprecio y cariño.

Nuestra sociedad, anegada en una indiscutible crisis de valores, necesita modelos en los que anclar su esperanza, referentes como la pedagogía de Xosé Rianjo, mi profesor.

votar

    16 perplejos apuntes:

    eluge dijo...

    MUY BUENO. UN SALUDO. :)

    Deprisa dijo...

    Me has dejado PERPLEJO, XDDDD

    ordago13 dijo...

    Naufragar¡¡¡¡¡


    Genial tu blog¡¡¡

    serreina dijo...

    Se nota tu admiración por el profe. Yo en la universidad no tuve esa suerte, aunque en el instituto sí, pero no tanto como tú.

    Un saludo

    Jorge dijo...

    Este blog me ha convencido , sobre todo por las comparativas de carteles, asi q le doy mi voto

    Patty di Fussa dijo...

    Todavía recuerdo algún profe del instituto que hizo que me apasionaran sus clases, en la universidad también, es curioso como nos pueden marcar algunos profesores. Felicidades por el post, me ha traido gratos recuerdos.
    Un abrazo

    Palabro: autis
    Peli: "Autis powers"

    Anónimo dijo...

    Enhorabuena por tu blog, te invito a que te pases por el directorio web/blog www.cincolinks.com podrás promocionar tu web, con tu ficha y tus votaciones y valoraciones, con un método de intercambio de visitas llamado 5links! con el que tu blog será visitado tanto como visites a los demás y que harán que tu blog se de a conocer por toda la red. Pásate ;)

    Creo que tu blog encajará perfectamente en la comunidad, y el foro estará encantado de recibirte.

    Saludos, espero verte por www.cincolinks.com.

    El Ratón Tintero dijo...

    Todos hemos tenido un “profesor Rianjo”, algún afortunado más de uno, y lástima del que no haya tenido ninguno.
    Bonito y sentido símil, Perplejo; aunque yo hubiera titulado el post: “Mi Profesor”, con mayúsculas.

    ipecan dijo...

    No todos los profesores son iguales. Algunos realmente lo son con mayúsculas: aquellos que consiguen engancharnos a una temática, asignatura que hasta ese momento era insignificante en un mundo de libros.

    Esos son los auténticos maestros.

    saludos.

    (!) hombre perplejo dijo...

    Eluge: Otros !)

    Deprisa: ¿Y qué esperabas aquí? Vete acostumbrando !) XD

    Órdago13: Sí, bien mirado tiene cierta simbología colateral !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Jorge: Los votos de "contrincantes" directos valen el triple. Muchas perpligracias !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Serreina: Los de instituto, incluso los de Básica también cuentan !)

    Patty: Muchos de ellos ignoran hasta qué punto influyeron. Besos !)

    Anónimo: ECharé un vistazo !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Ratona: Puede que tengas razón con lo del título. Siempre se me han dado mal !)

    Deprisa: Me gusta mucho el concepto "maestro"; más que "profesor" !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Gracias a tod@s. Me apetecía escribir sin más. Publicar algo sin imágenes, con mayor carga literaria. Celebro que os haya gustado !)

    La seño Vanespecial dijo...

    holaaa, gracias por venir a mi blog, y te agradezco tus palabras. Tu blog está requetebien, aquí hay para rato, mejor dicho para todos los días un ratito, jejjee.
    felicidades!!
    saluditos perplejos!!!

    (!) hombre perplejo dijo...

    Vane: Pues por aquí nos vemos... O por allí, que también me gusta el tuyo !)