6 ago. 2009

Sexo invertido

Hubo un tiempo en el que la publicidad empezó a meter mano en el sexo (con perdón), incorporando el placer íntimo de las alcobas a la cotidianeidad; utilizando el erotismo para promocionar productos que no tenían nada que ver con él.

El sexo en los spots de antes se vinculaba al placer (usar cierto champú garantizaba un orgasmo) y al deseo: seducir a una mujer hermosa dependía de un desodorante, un automóvil, una maquinilla de afeitar, un perfume...

Tras coquetear con la sensualidad, los sugeridos recovecos del cuerpo y las imágenes subliminales, los mensajes publicitarios se hicieron explícitos, promovieron la asociación de ideas (el placer adulto, el placer prohibido era comer chocolate) y llegaron a la provocación, incluso apostando abiertamente por el sexismo. Se dinamitaron algunos tabúes y se transgredieron ciertos principios morales: exhibicionismo, homosexualidad, bestialismo, sado-maso… De todo.

 Del cuerpo Danone al cuerpo Ferrari Este abuso de la sexualidad como valor asociado a los productos ha saturado a una audiencia que se aburre con los mismos resortes que alguna vez le excitaron. Ya cansan los calendarios de colectivos profesionales en porretas y las campañas con top models y celebridades posando a lo Lady Godiva para denunciar la violencia doméstica o apoyar causas animalistas.

Son imágenes que han perdido eficacia, capacidad de impacto; y, cuando van asociadas a productos, pueden dañar su credibilidad.

De modo que para seguir siendo rentable, el erotismo publicitario ha tenido que reinventarse, invirtiéndose: Si hasta ahora la estrategia era provocar en el consumidor el deseo por un producto utilizando el sexo, ahora se utiliza el deseo del consumidor por practicar el sexo para ofertar los productos.

Las empresas ya no usan cuerpos desnudos como simple reclamo visual, como abstracción del deseo o como (falsa) promesa de éxito. Saben que los consumidores ya se buscan ellos sus amantes o se bastan solos para satisfacer sus deseos. Ahora concentran sus esfuerzos en ofrecerles remedios instantáneos para las "calenturas" que malogran una cita, destinos hoteleros idóneos para hacer el amor, preservativos que intensifican y prolongan orgasmos, geles lubricantes y estimulantes, consejos para los momentos críticos, pomadas anti escozor…

Los personajes ya no son proyecciones idealizadas del deseo más carnal; es el consumidor quien ahora protagoniza estos microrelatos eróticos. La relación sexual ya no es una ensoñación, sino el origen, la realidad que genera el consumo.

© (!)



¿“El hombre que duraba demasiado”? ¿Qué diría el maestro Hitch al ver plagiada su obra para vender preservativos?

    14 perplejos apuntes:

    KI dijo...

    Cada vez más marcas se ven utilizadas por publicidad de contenido sexual, muchas veces por la llamada publicidad subliminal... Hace poco en mi país (Perú) hicieron un comercial que se veía sumamente explicito, y era para una marca de chupetes, siendo un producto fácil de asociarlo con erotismo.

    Saludos hombre perplejo

    Möbius el Crononauta dijo...

    Seguro que al gran Hitch le habría parecido curioso, cuanto menos, y luego habría hecho un chiste escatológico.

    Saludos

    Divertimento dijo...

    Estoy de acuerdo en la saturación de la formula, es cansina y de fácil uso.
    Me encantó la promo de Viagra, con tu permiso lo incluiré en mi blog.
    Gracias.

    (!) hombre perplejo dijo...

    KI: A ver si localizas ese spot de chupetes y lo incorporamos al post !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Möbius: ¿Tú crees? Para mí que, conociendo su fetichismo, se habría molestado porque no eligieron una chica rubia para el spot... !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Divertimento: Claro. Y si te parece linkéalo a mi post. Retroalimentación bloguera la llaman !)

    Sonia dijo...

    Muy buena entrada, perplejo, y muy buen blog. La verdad es que no conocía ese spot de Guiness, es sumamente sexista, como dices.
    Y bueno, como todo en esta vida, son ciclos, quizás dentro de unos años se vuelva a los anuncios explícitos, quizás cambie totalmente de nuevo, quién sabe.
    Un saludo!

    Angus dijo...

    Me gusta.

    David C. dijo...

    Esa publicidad de durex me gusto. Saludos.

    David C. dijo...

    Creo que el comercial de Ki era de la marca Chupetazo pero no encontre la publidad en youtube. Pero si la de las hamburguesas bembos de hace años. Te pongo el enlace. Saludos.

    http://www.youtube.com/watch?v=FbEtgq9oRYE&feature=related

    (!) hombre perplejo dijo...

    Sonia: Me resistí a incluir el spot en el post porque es sumamente desagradable. Al final mantuve el link, porque en el fondo me parece increíble que exista, que haya sido ideado, producido, filmado, editado, aprobado, financiado y emitido !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    David: Gracias por el enlace !) Este spot de las hamburguesas me parece la máxima expresión de la estupidez y el sinsentido. Buen hallazgo !)

    JuanRa Diablo dijo...

    Continúo perplejo, esta vez casi perplexo.

    (!) hombre perplejo dijo...

    No me olvido del asunto pendiente con el premio que me diste. Es que quiero hacerlo bien. Se merece una buena entrada... Gracias otra vez !)