11 jun. 2009

El perfume


¡Qué bien olía hoy el mercado! He tenido que atravesarlo para acudir a una cita y no he podido resistir la tentación de detenerme para disfrutar de su fragancia: el olor de las frutas, las verduras, los embutidos, las flores... ¡Qué rico y envolvente perfume! Lo he recorrido de arriba abajo; dos, tres veces, casi paladeando los sabores y acariciando las texturas que interpretaba el olfato, creyéndome por unos minutos el mismísimo Jean-Baptiste Grenouille.

Tenemos el Mediterráneo, el Sol y la siesta, pero también los mercados callejeros. Un espectáculo multisensorial al alcance de todos; ni elitista ni subvencionado. Sin tener que pagar entrada, ni peajes, ni derechos de autor a la SGAE. Somos unos privilegiados.

    16 perplejos apuntes:

    Vic dijo...

    Te devuelvo la visita de cortesía. Es curioso como todo está relacionado. Este semana he entrado en contacto con una productora de contenidos que está realizando un corcuso para para un programa de rtve, y ahora me encuentro con un guionista.

    Me he quedado perplejo. Saludos.

    dijo...

    Deberías cambiarte por Hombre Fascinado. Ultimamente todo te fascina: los bancos, los mercados. No, en serio, a mí también me encantan. Me quedo extasiada en las pescaderías contemplando esos cuadros surrealistas. Como si tuviera memoria de pez, como si fuera la siempre la primera vez.

    (!) hombre perplejo dijo...

    Vic: Bienvenido !) Espero que la visita, aunque sea de cortesía, se repita alguna vez.

    (!) hombre perplejo dijo...

    : Confieso que desde mi tercera paternidad se ha potenciado mi capacidad de fascinación. Además, para cantar la caña ya está vuestro blog !) jeje... De todas formas, para mañana -y como diría la Gemio- "tengo un sopresa para ti"...

    Xarat et col. dijo...

    Yo sí que me quedo perplejo ante como se puede hacer poesía de algo que a mí incluso me 'levanta' el estómago a veces. Quizás sea al Mediterráneo la clave, porque lo que es el Atlántico...no levanta aromas en los mercados.

    El extraño desconocido dijo...

    Qué pena que los mercados sean una de estas cosas que se están perdiendo! Si es que en momentos así me doy cuenta de que me hago mayor, ya empiezo a añorar mis tiempos mozos :-D

    Saludos perplejos

    Mephisto dijo...

    Hay mercados y mercados, está claro. Pero cuando tropiezas con uno que está bien presentado y sin atropellos de multitudes.. las sensaciones son increibles. Hace poco estuve en un mercado artesanal en Girona y tuve las impresiones que recoges en el post. Gran película, mejor libro, el de El Perfume.. No me cansaré de verla...

    Saludos!!

    Anónimo dijo...

    Siempre he creido que el olfato el sentido que más mueve a la memoria. Cierras los ojos y a veces un olor, un aroma nos evoca a tiempos pasados, a recuerdos dormidos, a vivencias olvidadas.
    Leí en no sé que libro que en una conferencia habían dado una pintura de cera a todos los asistentes y pedían que la frotaran en un papel y luego la olieran. El resultado: Probarlo...
    Anselma

    G. K. Dexter dijo...

    (!)Hombre Perplejo.

    Evocador pasaje, afirmo.
    Cada vez que percibo el olor a tierra mojada (tras la lluvia) o el olor de la hierba recién cortada me retrotraen a la infancia.

    Por cierto que tras leer ese libro ("El Perfume") comprendí mejor la costumbre de un amigo: la de aspirar el olor de los volúmenes recién comprados...

    Respecto a mercados... también me trae recuerdos de cuando era niño y acompañaba a mi madre los sábados por la mañana mientras iba de compras: fruta, pescadería, verduras...

    Un saludo cinéfilo-evocador.

    Palabro: coman (qué facil).
    Peli: "Comán", con Arnaldo Schwarzenán.

    (!) hombre perplejo dijo...

    Xarat et col.: Bienvenido !) Lamento de veras eso que cuentas. Aquí el mercado es legendario. Data del siglo XIV y siempre ha sido bonito; pero es que ayer fue especacular. Viví mi infancia en Adalucia (Huelva y Granada), pero no recuerdo haber visto los mercados de aquí. De olores me acuerdo del jazmín en la calle y de las marismas...

    (!) hombre perplejo dijo...

    Extraño: ¿Pero dónde vivís vosotros? Aquí hay mercado todas las semanas. Y es itinerante, de modo que si haces el circuito por la zona, lo puedes ver cada día...

    Por cierto, 2 kilos largos de cerezas = 2 euros.

    (!) hombre perplejo dijo...

    Mephisto: Esos artesanales que dices, como las bajadas de antigüedades no tienen la frecuencia de los otros, pero sí esa capacidad de sorprenderte encontrando aquello que no buscabas...

    "El perfume" (film) creo que ha sido injustamente infravalorado. A mí me pareció muy buena.

    (!) hombre perplejo dijo...

    Anónimo: Ya lo he probado. Es genial!) Pronto abordaré un monográfico sobre el olfato... No te lo pierdas !)

    (!) hombre perplejo dijo...

    Dexter: Es curiosa esa común regresión precisamente a la infancia, porque, de hecho, seguimos oliendo tierra mojada y hierba recién cortada casi toda nuestra vida... Lamentablemente yo he dejado de oler los libros que más me gustan (los de viejo), porque tengo alergia al polvo y me pongo malísimo. Pero he sustituido ese placer por otro...

    Xarat et col. dijo...

    ¿En qué parte de Huelva viviste, por curiosidad?

    (!) hombre perplejo dijo...

    Tenía seis años, pero ¿te suena algo "Tres ventanas"? Creo que se llamaba así...