5 jun. 2009

El banco de Bill

Kill Bill Vol. 2

David Carradine (1936-2009)

No es que tuviera una carrera envidiable, pero encontró la propia trascendencia a través de su personaje del "pequeño saltamontes". No obstante, en una filmografía tan dilatada como mediocre, destacan algunos hitos dignos de mención: trabajó con Scorsese ("Malas calles"), el maestro Ingmar Bergman le confió el protagonista (!) de "El huevo de la serpiente", consiguió sobrevivir al decepcionante remake de "La carrera de la muerte del año 2000" y estuvo soberbio en la secuencia del porche en el film de Tarantino, en su intensa conversación con la novia (Uma Thurman) antes de la tragedia, cargada de una tensión brutal y desasosegante.


    10 perplejos apuntes:

    El Ratón Tintero dijo...

    Tortuosa vida en la que no extraña, aunque se lamente, un final así.
    Siempre nos quedará su imagen, con las botas colgadas del hombro.

    Por cierto, propongo una futura webxpos(!)ción sobre zapatos varios. Son uno de vicios; de los confesables :-P

    (!) hombre perplejo dijo...

    Envíame los siete primeros y arrancamos !)

    Small Blue Thing dijo...

    Esos finales deberían sorprender siempre. Sorprender por haber hecho todo lo posible por evitarlos, en lugar de silenciarlos a posteriori.

    Triste el hombre que diga "se veía venir" de la muerte de otro.

    (!) hombre perplejo dijo...

    SBT: Triste y casi inhumano. Más que sorprenderme, a mí estas cosas me conmocionan.

    dijo...

    La secuencia del porche es lo mejor de Kill Bill. Tanto el diálogo tarantinesco como la acción del combate sentados a la mesa. Y las últimas palabras de ella: "Te veo preparado". Y sus pasos (que no llegan a ser diez) sobre la hierba rumbo a la nada.

    (!) hombre perplejo dijo...

    : Lástima que el Tarantino que escribía diálogos como nadie haya entrado en esa espiral de mediocridad. Quizá sus "bastardos" le recuperen. Si Brad Pitt está ahí es una garantía... o quizás no.

    Juniper Girl dijo...

    Esto realmente me ha pegado, Carradine era -seguirá- uno de mis musos.

    Small Blue Thing dijo...

    Qué alegría me da rectificar mi comentario, por cierto. No es que me alegre de la muerte de don Carradine, pero que en efecto fuera un accidente quiere decir que sólo hemos de lamentar su muerte, y no lo que vino antes.

    (!) hombre perplejo dijo...

    Juniper: A mí me pasó lo mismo con unos cuantos en año pasado, ya lo sabes...

    (!) hombre perplejo dijo...

    SMB: A decir verdad nada de lo que le pasó (ni ese día, ni el anterior, ni en toda su vida) es algo que debiera estar expuesto públicamente, ni ser de nuestra incumbencia, ni llevarnos a emitir juicios de ningún tipo. Como espectadores lo único que debemos valorar es el hecho de que ya no hará más películas... aunque, por fortuna, las hechas hechas están y a plena disposición de todos.