15 feb. 2008

En estado de buena esperanza (o no)

ESTE ARTÍCULO FORMA ARTE DEL MONOGRÁFICO:
"CINE Y MATERNIDAD"


Para cualquier madre su hijo es un ser especial. Lo que ocurre es que como aquello de que “todos son iguales pero hay algunos más iguales que otros”, también algunos bebés son más especiales: que otros.



MARÍA fue la elegida para alojar en su vientre al hijo de Dios. Para una niña de su época fue difícil soportar, además del peso del bebé en su barriga, el de las miradas de reprobación de una cultura que se había olvidado de esperar a su Mesías. Estuvo arropada por su prima Elizabeth, también milagrosamente encinta a pesar de su avanzada edad.



Otra embarazada con connotaciones mesiánicas fue SARAH CONNOR, madre del futuro líder de la humanidad en su cruenta batalla contra las máquinas. Fecundada por el hombre que su propio hijo, John, envía desde el futuro para protegerla del Terminator que viaja en el tiempo con la misión de aniquilarla.



También JOY y el hijo que espera son la única esperanza de un mundo estéril y condenado a la extinción en “Hijos de los hombres”. Un ángel de la guarda la protege de todo y de todos hasta el último aliento, mientras su historia es filmada en complejos planos secuencia.



A ABBY QUINN le sorprende el Apocalipsis en periodo de gestación, y recibe la visita de un Jesús resucitado que regresa a la Tierra para un Armaggedon ecléctico, mezcla de relatos bíblicos y tradiciones judaicas. Aunque la séptima profecía anuncia que su hijo nacerá muerto certificando el final de la humanidad, Abby luchará hasta el sacrificio para concebir vida y no muerte.



En ese final de los tiempos Lucifer quiere erigirse en protagonista emulando al Ser Supremo y concibiendo a su propio hijo. CHRISTINE YORK y ROSEMARY WOODHOUSE son las inocentes criaturas que Satán posee para que den a luz al Anticristo. Mientras que la primera recibe ayuda de un policía con pinta de Terminator, la segunda padece en solitario el acoso de una secta que espera a su Mesías maléfico.

En un plano menos escatológico, otras mujeres tuvieron que abordar en solitario la aventura de la maternidad…

“CINE Y MATERNIDAD”
Juno
En estado de buena esperanza (o no)
Situaciones embarazosas
Preñadas por exigencias del guión
Partos que te partes

(!)

0 perplejos apuntes: