3 sept. 2007

"Tune-Towell"

¿Con música? Clica dos veces en el reproductor…



No lo busquen en wikipedia, que me lo acabo de inventar.

Un concepto de moda es la personalización. ¿Tendencia pasajera o necesidad de reafirmación del individuo? Hoy la gente invierte mucho tiempo, energía y dinero en diferenciarse de los demás, en proyectar un perfil único. A algunos ya no les basta con cambiar de peinado ni patear tiendas en busca de aquel trapito que les dé el toque distintivo. Ahora moldean sus cuerpos en gimnasios y clínicas estéticas para parecerse más a la imagen idealizada de ellos mismos.

Esta fiebre “sintonizadora” (tunning) halla múltiples ramificaciones: los hay que gastan diez veces lo que les ha costado su vehículo modificándolo hasta convertirlo en una prolongación (con frecuencia megalómana) de su personalidad. Lo mismo se hace con los ordenadores y los teléfonos móviles. Existen prósperos negocios en torno a la obsesión por personalizarlo todo: camisetas, gorras, corbatas, bolsos, llaveros, calzoncillos…

Ya puestos propongo que el próximo verano se personalicen también las toallas:

Los ecologistas pueden llevar estampadas texturas de arena que armonicen con el entorno. Las presumidas, que usen toallas-espejo para comprobar en tiempo real cómo el sol las broncea. Para los estudiantes: toallas que lleven serigrafiados los apuntes de la asignatura que les quedó para septiembre; así pueden repasar la materia mientras se tuestan. Para los peques: toallas con ejercicios de mates y sociales. El mismo sistema de pizarra textil y reutilizable con un lavado sirve para los aficionados a sopas de letras y maniáticos de los sudokus, o para escribir mensajes del tipo: “Llegas tarde. Búscame en el agua”, “¡Cuidado! Te vigilo desde la orilla”, “Estoy en el chiringuito” o “Tonto el que lo lea" (un clásico inevitable)...

Los vacilones pueden recurrir a trucos fotográficos y estampar su cara en cuerpazos serranos. Los curiosos creerán que los dueños de las toallas están cañón mientras los auténticos utilizan sus lorzas y michelines como espigón humano contra las acometidas de las olas.

Puestos a pedir, que los solitarios impriman en sus toallas a su pareja ideal tumbada en traje de baño, para tener la sensación de que les acompaña en sus jornadas playeras. Lo mismo sirve para los que están de Rodríguez, que pueden estampar a su familia ausente en una toalla y olvidarla intencionadamente en casa para llevarse la de Mónica Bellucci.





GUÍA PARA NAVEGANTES NEÓFITOS. Averigua qué es lo que ofrece este blog.

TOP POST. Echa un vistazo a lo más destacado de los últimos días.

ACTUALIZACIONES. Revisa antiguos artículos a los que he añadido nuevos contenidos y elementos interactivos.

COMENTARIOS. Espero los tuyos. ¡Participa y ayúdame a convertir este lugar en uno de tus favoritos!

¡ESCRÍBEME! Cualquier excusa es buena para establecer contacto.



0 perplejos apuntes: